Escuelas en león

Además de los medios o recursos humanos y materiales, existen factores importantes a considerar y
que definitivamente marcarán una pauta entre una buena escuela y una escuela. ¿Con qué debe contar
una institución educativa para que resalte sobre otra y sobre todo brinde calidad en el servicio? Los
siguientes son algunos factores importantes a considerar para tomar la decisión y seleccionar el colegio
para nuestros hijos, ya sean escuelas en León Guanajuato o en otro estado.
Una buena escuela no debería regirse únicamente por el rendimiento académico, en donde además
valdría la pena verificar los valores de medición en ese aspecto. Existen otros elementos que permiten
el desarrollo integral de un niño.
Por ejemplo, para cumplir con la función educativa, los recursos didácticos utilizados deben ser
suficientes pero sobre todo adecuados, ya que son herramientas que aportan al progreso enseñanza –
aprendizaje e incluso son fundamentales para poner en práctica lo que se aprende. En este concepto
cabe también que el espacio físico y el mobiliario sean equivalentes al número de estudiantes y se
encuentren en condiciones óptimas.

La planificación es otro agente para tomar en cuenta. Si los docentes planifican en tiempo y forma su
tema y práctica, tendrán un esquema para organizar y secuenciar; derivando un desarrollo formativo-
progresivo donde la solución de problemas será más fácil, se implementarán metas más accesibles,
además de dar seguimiento puntual al trabajo de cada niño. La improvisación no tiene orden y ni
seriedad.
Ahora bien, hablamos de la planificación en cada clase, pero también es importante que la planeación
esté bien fundamentada desde la propia escuela, es decir que la institución tenga un proyecto escolar
sólido con objetivos difundidos y bien sabidos por todos, que realmente tengan estructurada su misión y
su visión en el futuro. Éstos argumentos hablan de la estabilidad y coherencia del colegio.
Hoy día, la capacitación incluso en cualquier organización laboral, es imprescindible, ya que para lograr
un desempeño relevante en el desarrollo de la institución, los docentes y administrativos tendrán que
mantener actualizados sus conocimientos y habilidades. Para ello, es importante saber si la escuela
brinda capacitación a sus colaboradores en los rubros correspondientes; ello será señal inequívoca de
que el colegio se preocupa por renovarse y trabajar en equipo.
La atención a niños con dificultades de cualquier índole es otro punto importante. La escuela deberá dar
un seguimiento puntual desde la detección hasta la superación del problema y trabajar de la mano con
los padres de familia con información constante. Es una obligación que la escuela debe tener al
detectar algún problema con el aprendizaje del niño y dar el seguimiento correspondiente, es una
facultad implícita de común acuerdo con las familias.
Y hablando de comunicarse con las familias, es esta otra característica fundamental que las buenas
escuelas en León también deberán tener, la comunicación. Una estrecha relación con la comunidad
escolar, es decir con padres de familia, estudiantes, autoridades, etc., proporciona sentido de
pertenencia, permite además de una sana convivencia, una participación activa y propositiva con todos
los involucrados en beneficio siempre de los propios niños.
Y es que esa es la importancia fundamental, el protagonismo de los niños. Una escuela que siempre
favorece, da participación y oído a los niños, que los valora, es una escuela inclusiva, respetuosa, es
una escuela abierta que no solamente se limita a enseñar, sino que además, se interesa en la vida de
cada niño, en sus avances tanto cognitivos como afectivos, en sus intereses y sus conocimientos.
Una buena escuela debe integrar en su currícula además del desarrollo educativo, el desarrollo y
conocimiento de la ética, la creatividad, las emociones o la sensibilidad, es decir un aprendizaje con
experiencias integrales que facilite la adaptación y la cimentación de un buen programa de vida en el
futuro del niño.
Finalmente un aspecto más y no por ello el último factor a considerar. Al constituirse una escuela como
una organización particular, su eficacia también debe ser considerada en función a la estabilidad de sus
objetivos, por lo tanto, responsabilizarse por los resultados obtenidos permite identificar aciertos y
desaciertos, por lo que las autoevaluaciones son también una buena señal. Interesarse por conocer las
opiniones de quienes consumen nuestros servicios, permite el análisis y la mejora de los procesos que
la escuela tiene.

Deja un comentario

Close Menu