Es más común encontrar en diferentes estados de la República Mexicana colegios montessorianos para
niveles de preescolar, llamadas dentro de ese sistema “Casas de los Niños”. Sin embargo, las
Escuelas Montessori en León Guanajuato, cuentan en su oferta educativa con escuelas para los
siguientes niveles.
Los niños 1.6 a 3 años ingresan a “Comunidad Infantil”, los niños de 3 a 6 años ingresan a “Casa de los
Niños”, de 6 a 12 años se estructuran en dos “Talleres” y por último los adolescentes abarcan un
periodo entre los 12 y 18 años.
Básicamente la metodología que se utiliza en el sistema Montessori, conduce a los niños en un camino
para descubrir la vida y todo el conocimiento necesario, a través de respetarlo a él y su capacidad para
aprender. Su potencial humano se desarrolla todos los días con el trabajo inducido dentro de los
ambientes, los cuales son preparados específicamente para solventar las necesidades que cada niño
tiene.
Poco a poco y de acuerdo a las distintas edades, los entendimientos básicos aprendidos a través de
materiales específicos, van siendo más complejos, a la par que van adquiriendo habilidades que les
permiten ir más allá de su mera curiosidad utilizando la investigación y el cuestionamiento por
convicción propia.
Cada estudiante tiene la libertad de elección y está comprobado que se tienen mejores ideas cuando se
pueden elegir las preguntas a explorar, ya que hay emoción e interés por conocer más. Además, otra
particularidad que tiene Montessori es que se aprende en forma conjunta, aprenden unos de otros por
medio de las experiencias colectivas, los debates que realizan, las teorías que comparten para
finalmente provocar un razonamiento individual y tomar sus propias decisiones.
Varias son las características que hacen posible lograr estos objetivos, características fundamentales y
mínimas que deben tener las Escuelas Montessori en León, de entre las que destacan por ejemplo un
ambiente preparado, que es el espacio físico, responsable, organizado y simple donde los niños
incrementan sus habilidades naturales en un contexto de comunidad integral. Dentro de este ambiente
debe haber un mobiliario adecuado, del tamaño del niño según el periodo en el que se encuentre y con
ello se contribuye a lograr la independencia.
Dentro de su ambiente, el estudiante avanza en varias áreas con un aprendizaje constante a su propio
ritmo y cada paso o escalón avanzado, será de acuerdo a su capacidad personal y desarrollo individual.

El material especializado es otro factor esencial para el aprendizaje, ya que está hecho específicamente
para desarrollar en el niño diferentes intereses y capacidades cognoscitivas, así como enfrentar
desafíos de tipo intelectual.
Este material favorece el aprendizaje sensorial, donde al tener contacto físico con una idea abstracta o
con el concepto que se está estudiando, el entendimiento es más profundo generando un pensamiento
divergente.
La libertad es otra característica importante. Los niños tienen la libertad de interactuar con su entorno,
la practican en su toma de decisiones y en sus movimientos, lo que les da fluidez, flexibilidad y
originalidad; esta libertad siempre enmarcada con límites razonables.
Los estudiantes, tienen la oportunidad en muchos casos, de elegir su material de trabajo, lo que con
naturalidad capta su interés y su atención, lo que signifique tal vez nuevos retos en el aprendizaje para
que en su avance vayan dominando cada vez más habilidades de acuerdo con la edad que tienen.
Por supuesto que el sentido de responsabilidad no se deja de lado. Este lo adquieren por medio de las
tareas específicas en el ambiente, cuando cada niño entrega su trabajo realizado en un plazo de tiempo
determinado o incluso a través de roles asignados para cuidar su entorno, asumiendo con todas estas
actividades su compromiso.
Además sin necesidad de exámenes con valores numéricos, consignas o recompensas, el niño por sí
solo, se esfuerza por aprender, por explorar nuevos campos simplemente porque está interesado, no
por obligación y si por convicción, creando así su identidad independiente, capaz y responsable.
Los guías son los adultos educadores quienes inspiran y facilitan el proceso del aprendizaje y son
concientes de que el verdadero trabajo educativo pertenece a cada niño. Los guías son entrenados
para ayudar al estudiante a que desempeñe su potencial humano y se sienta seguro, apoyado y
alentado en todas sus actividades y decisiones.

Close Menu