Independientemente de contar en la familia con un poder adquisitivo que contemple el pago de una
escuela particular, al tomar la decisión de inscribir a nuestros hijos en alguna escuela, son varios los
parámetros que debemos tomar en cuenta.
La incertidumbre se presenta y todos los padres de familia nos preguntamos cuáles deben ser las
prioridades o los factores imprescindibles o cómo jerarquizar las características positivas y las negativas
y las variables respecto al sistema, a la filosofía, los idiomas, las materias y más.
De acuerdo con el sistema educativo nacional, los planes de estudio deben ser los mismos en todos los
colegios. En las escuela públicas esta educación queda a cargo del gobierno, sin costo alguno para la
familia y el propio sistema de gobierno proporciona a su criterio las instalaciones físicas, el material y la
planta docente.
En las escuelas privadas donde la administración es de una empresa particular y se cobran los
servicios educativos que se ofrecen, al quedar la decisión en los padres, es importante investigar
además del costo, sobre la notoriedad académica del colegio, los programas educativos, el personal
calificado, las instalaciones, la seguridad, entre otros.
Si bien es cierto que el gobierno no tiene tantas regulaciones sobre las particulares, si lleva un control
de incorporación para que los estudios tengan validez a nivel nacional, por lo que también debe
verificarse que efectivamente la escuela esté incorporada a la Secretaría de Educación Pública.

En la educación pública se instruye sobre un programa general donde las materias básicas son
matemáticas, español, historia, educación física y ciencias naturales. En las particulares, se tiene mayor
flexibilidad y apertura para incrementar estas materias o complementarlas ya sea por ejemplo a través
de la enseñanza de las ciencias o del arte. Es decir, las escuelas privadas tienen mayor libertad para
crear su currícula, sus programas o su método de evaluación.
Ahora bien, otro factor primordial que no se debe perder de vista es las necesidades que el estudiante
tiene de acuerdo con su edad, su capacidad física y social, su capacidad de aprendizaje, pero también
su personalidad. Por ejemplo, algunas ocasiones las escuelas poseen una fama de excelencia
académica, pero no por ello será la que el niño requiera.
Muchas veces por comodidad se elige la escuela, hay un dicho popular que reza que la mejor escuela
es la más cercana al hogar. Incluso la elección se da en ocasiones por tradición; sin embargo dentro de
una misma familia puede darse el caso de que entre los hijos haya diferencias y que si al mayor le
asentó muy bien la escuela, el hijo siguiente no esté preparado para el tipo de educación. Y es que
nuevamente debemos considerar que las inquietudes, los estados de ánimo, la percepción, etc. son
distintos.
Otro factor a considerar es la enseñanza de un segundo idioma. Es ventajoso este aprendizaje ya que
los niños al estructurar sus pensamientos en otro idioma además del materno, hacen que éstos sean
más complejos y se reprograman muchas de sus estructuras cerebrales. Por otro lado se recomienda
que mientras más pequeños comiencen a aprenderlo es mejor. En las escuelas públicas no es forzoso
el aprendizaje de otra lengua y ello crea una desventaja cuando los estudiantes ingresan a secundaria y
apenas comienzan a familiarizarse con palabras, pronunciación y gramáticas desconocidas.
Los sistemas pedagógico y didáctico se refieren a las técnicas de enseñanza y los recursos utilizados
para el aprendizaje y obviamente todo lo que comprende como los contenidos y la calidad de los
mismos. La disciplina y cómo se aplica también van implícitos en este rubro a considerar.
Los valores que el colegio maneja, deben coincidir en su mayoría con los propios valores y conceptos
que en el seno familiar se inculcan; la familia es la primera educadora, pero debe ser complementaria a
la filosofía que la escuela lleva.
Lo más importante es que una vez que ya se eligió la escuela, los padres deberán estar al pendiente de
los avances del niño y prestarle atención a todos sus comentarios, pues es él quien está dentro y quien
recibe los servicios. Por el hecho de ya estar en un colegio, los padres no deben desentenderse, al
contrario, la familia debe involucrarse para sacar más provecho de esta educación.

Close Menu